LA TARTAMUDEZ

¿Es un problema de ansiedad?

¿Es un problema logopédico?

¿Un problema de autoestima?

¿O se produce porque piensan más rápido de lo que hablan?

En la gran mayoría de los casos, la tartamudez es más un problema de aprendizaje que fisiológico y se suele acentuar más si va acompañado de ansiedad. Hay ciertas situaciones que disparan más este problema; como hablar en público, hablar por teléfono, en grabaciones, con mucho cansancio, o cuando se es muy consciente de que se está tartamudeando.

La tartamudez es un trastorno del habla que se caracteriza por repeticiones o interrupciones involuntarias cuando se emiten las palabras.

Se origina durante la etapa de adquisición del lenguaje y las causas pueden ser varias, pero las que más suelen influir son por modelado por parte de los padres, por prestar excesiva atención al tartamudeo de los niños cuando todavía están probando el lenguaje, por lo que se refuerza y éste aprende a tartamudear, o por reñirle cuando lo hace, creando una asociación entre hablar y ansiedad.

Existen periodos de tartamudeo evolutivo que con el tiempo suelen remitir por sí solos pero en aquellos que persisten y dificultan seriamente la comunicación es sencillo trabajarlo si se hace una intervención temprana ya que en adultos será mucho más complicado cambiar el patrón del habla.

Así que a modo de prevención, es mejor no intervenir durante la adquisición del lenguaje porque es normal que a los 3 añitos los niños tartamudeen. Y en los casos en que haya algún familiar que padezca este trastorno, es aconsejable que el niño tenga más estímulos de los que aprender como por ejemplo la guardería, y no realizar ninguna intervención hasta los 6 años de edad.

 

Ana Esplugues Domingo

Psicóloga y codirectora Psicoevo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *